viernes, 16 de enero de 2009

Instantes de quiebre

Yo sé como se siente
Se nubla el día y se apaga el sol
Se quiebra el alma y se triza el corazón

Yo sé como se siente
Cae la lluvia y desaparece la luna
Se acaba la fe y se esfuman los sueños

Yo sé como se siente
Todo oscurece y también las estrellas
Se cierran los ojos y lloran recuerdos

Yo sé como se siente
Se pierden los nortes y borran caminos
El cuerpo se agita y los labios añoran

Yo sé como se siente
El tiempo no pasa y los días se pierden
Las manos te tiemblan y la gravedad vence

Yo sé como se siente
Se desvanece el futuro y caen los planes
Las rodillas al suelo y maldices al cielo

Yo sé como te sientes
Con miedo al sentir y rabia al recordar
Sus manos en tus manos en plena oscuridad

Créeme, yo sé como te sientes.

3 comentarios:

  1. Creo que captaste la esencia de lo que todos sentimos cuando nos caemos en el camino del amor. Eres muy bueno!

    ResponderEliminar
  2. No será precisamente un poema de Neruda pero creo que expresas mejor que muchos lo que se siente en esos momentos cuando uno esta tendido sobre el suelo, llorando y lamentando un amor que se fue.

    ResponderEliminar
  3. Quejarme tanto.

    Te extraño un montón, hoy te extrañe más que cualquier otro día, me hace falta cagarme de la risa por cualquier idiotez, que en nuestra conversación adquiere sentido porque no está hecha con mala intención, a menos que se dirija a un mundo que se cree suficiente, contra este mundo si hay intención.

    Te sigo extrañando mientras escribo, porque en medio de tanta farra, me doy cuenta lo solo que estoy. Me hace falta conversar horas con alguien con mis mismas pretensiones más comunes: hablar, oír, y callar.

    Me siento melancólico y extraño, me cuesta reaccionar, me siento vacio, pero contradictoriamente muy pesado, atrapado por una tregua pasajera, que podría devenir en tempestad.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario sobre esta entrada: